viernes, 30 de septiembre de 2011

Ese desconocido

La entrada se que es un tanto atípica, pero quizás en parte, porque la inquietud por la que escribo esta entrada nació mientras llevaba las zapatillas puestas (como siempre que salgo de casa).

Así, esta entrada va dedicada a la escultura que en la glorieta de la Lastrra nos ve pasar cada vez que nos diriguimos con nuesttras mallas hacia la Candamia o hacia los pinos. Mira que la hemos visto veces y seguro que no pocas nos hemos preguntado que cojones representa o de quien ostias es. Bueno, pues la entrada viene a despejar alguna duda sobre ella.



La escultura se llama "Intramuros" y lo que representa deberíamos preguntárselo a su creador, José Luis Casas Paramio, un leonés que tras estudiar bellas artes en Salamanca moldea sus elementos naturales fetiche, la madera, el hierro y la piedra a su antojo. Sus obras respiran geometría, y como el própio autor ha confesado en no pocas ocasiones, intenta que todas ellas posean vida própia (vease "Yo robot").

Aunque la obra de José Luis Casas es muy extensa, tiene varias obras que han azquirido gran notroriedad al estar colocadas en lugares públicos, son sus obras más importantes según él mismo y en nuestra ciudad podemos encontrar tres: "Intramuros", en la glorieta grande de la lastra y motivo de la entrada, "desencuentro", en el monte de San Isidro (uno de mis parques favoritos de la capital) y otras dos que no tengo ni idea de como se titulan, una está en el hall del centro de alto rendimiento que está alado de la Unversidad y la otra está en el edificio del Instituto Leonés de Cultura.

Bueno, pues queda dicho, ya no tenemos ninguna escusa para no sacar el tema de las esculturas raras cuando nos las encontremos por la Lastra o por el monte San Isidro. Si el espacio, el peso y textura de los materiales, la geometría o la ingravided de estas esculturas alguna vez ocupan espacio en vuestros rodajes, me habré dado por satisfecho.

Un saludo

4 comentarios:

EMILIO MARZAL PIRIZ dijo...

Gracias por tu sapiencia, ahora corro más tranquilo.

L.A. dijo...

Hola Aaron, aparte que os echamos de menos el domingo pasado, al hilo de tu entrada. La verdad es que el arte moderno es algo difícil de entender fuera del contexto que ha imaginado el autor. Creo que esa glorieta de llama la de los Aluches (me suena porque pasa la media de León por ella, o a lo mejor estoy equivocado). SObre el autor y la obra nada que añadir.
Las esculturas en acero oxidado (hierro para que nos entendamos) están tomadno auge en los últimos años, lo que no me gusta es que estén expuestas en lugarescom ola parte trasera de la catedral, donde hay una especi de viga que creo que no es el mejor lugar (por el entorno) y que desprende óxido que desluce el pavimento

Sonia dijo...

Jeje, gracias por la información, la verdad es que al ver la escultura me ha dado la risa, creo que todos nos preguntamos qué leches era:P

Un abrazo!

Saturnino dijo...

Cuando veo una de esas "obras" procuro no preguntarme lo que significa; porque posiblemente el propio autor le cambiaría el nombre cada día.
De todos modos gracias por la información.
Un saludo.