sábado, 10 de diciembre de 2011

Sobre Canillejas y Cantimpalos

El 27 de Noviembre se celebró la XXXIII edición de una de las carreras populares con más solera de la comunidad de Madrid. Y como ya sabíais por la entrada anterior, allí estuvimos partiéndonos el cobre.

Las sensaciones fueron buenas ya antes de comenzar la carrera, en el calentamiento me di cuenta que ese día las piernas me iban a responder. El primer kilómetro lo hice más despacio de lo habitual en este tipo de carreras donde hasta el abuelo de Heidi se mete el primer mil por debajo de tres. En mi caso salió a 3:08 o así, lento, muy cómodo. Nada más picar el mil comenzó la carrera para mí, empecé a remontar y a correr sólo, hacia delante y en positivo. No tardé en coger al grupo de Rodri y de Ruben, fue cogerlos y ponerme a tirar, así hasta el kilómetro 5, donde empieza la subida hasta casi el kilómetro 7.


Tanto en la subida como un poco antes de llegar a esta la responsabilidad del ritmo corrió a cargo de Rodri, que tiró hasta que las fuerzas le empezaron a flaquear. Cuando se quedó Rodri, me dije, hasta el final, ya solo son 3 kilómetros y medio, amplie zancada y demarraje para arriba llevándome conmigo un nutrido grupo de corredores que bajando los últimos 3 kilómetros Ruben y yo fuimos soltando hasta la meta. Al final no bajamos de 32 minutos, y la verdad es que me fastidió un poco, porque las sensaciones fueron excelentes, pero bueno, corrí en positivo e hice el mismo tiempo en la segunda parte de la carrera que en la primera, 16:02, lo que dice a las claras que podía haberme exprimido más en la primera parte. Estoy contento no obstante, 32:04 para el debut de la temporada. La carrera de nuevo me ha dejado un buen sabor de boca.

La primera semana post-Canillejas ha sido dura, la carrera me dejó las piernas bastante tocadas y hasta las series del sábado no tuve buenas sensaciones corriendo a ritmos medianamente rápidos. Pero apenas sin tiempo para descansar llegó la mañana del miércoles pasado. Con la mente y el ánimo puesto en el cross de Cantimpalos un tirón en las cervicales nada más levantarme me dejó fuera de juego, pensaba que no podría correr en Cantimpalos, la catástrofe se palpaba. Llamé a Ruben, de Fisiorama y no tardó ni dos minutos en ayudarme, cambió a una paciente para otro día y me vio, me causó dolor es cierto, pero no más del que hubiera sentido al no poder correr en Segovia. Salí de la consulta fastidiado, ni si quiera me podía poner recto pero da igual, la ilusión de correr en el pueblo de los chorizos era más que la fuerza que desplazaba mi cabeza hacia la tierra.


Para mí correr este cross era muy importante, es el punto donde confluyen entrenamientos y competición, sentimientos, pasado y futuro, amigos, recuerdos bonitos..... Segovia ha sido mi casa durante los últimos 7 años, correr allí es como correr en casa, como correr en León. Sin conocer lo que siento cuando me acerco a esta tierra o las últimas etapas de mi vida no se puede entender la importancia que suponía correr este cross para mí.

El cross bien, la espalda no me molestó corriendo, si bien es cierto me sentía algo rígido pero al menos me pude calzar las zapatillas y presentarme en la linea de salida. Salimos un poco rápido, pero es normal, al principio todo el mundo busca su sitio. Me coloqué en el grupo bueno, comandado por el gran Fernando Lorenzo y Carlos Gallego. Roberto Ruben Jimenez cerraba el grupo, un buen grupo pensaba yo. Así fué casi hasta mitad de carrera, donde Fernando se puso a correr de verdad y no pude pegarme a ellos, Roberto ya había cedido, me quedé solo y me cogieron por detrás dos chicos, pero también me quede, lo pase mal, las piernas estaban cargadísimas, no sentía los cuádriceps, me dolían muchísimo, pero aguante y me reice.

Pase por el arco de meta y me quedaba una vuelta, para adelante, las pierna iban solas, no eran las pierna que me habían traicionado minutos antes, cojo a quienes me habían dejado y apreto los riñones, solo uno logra aferrarse a mí, trabajo le costó y para delante. Subiendo veo a lo lejos a Carlos Gallego, va mal, a por él, como un caza le cogemos, bajamos la cárcava y enfilamos la última subida y curva de meta, y a dar el resto.


Al final conseguí un 16º puesto que no está mal y una media de 3:15 en los 10.700 metros del cross. Aunque lo que más ilusión me hizo sin duda, fue ver como me animaba la gente de Carbonero, con quien tantos kilómetros he hecho y tan buenos ratos he compartido, eso fue lo mejor de un cross que me supo a pasado y a felicidad. Cuantos recuerdos, cuantos aterdeceres por estos caminos............ Cuan de absurdo es el ser humano, cuan de absurda es la puta vida.

Comiendo junto con Fran y Toño en los Mellizos de Carbonero. Fran también corrió en Cantimpalos y lo hizo muy bien. Muchas gracias por acompañarme

Ahora tengo la mirada puesta en dos sitios, en el fisio, porque sigo fastidiado de las cervicales y no puedo entrenar agusto y en la San Silvestre Vallecana, que ya sabéis lo que me gusta competir en los madriles, pero eso será motivo de otro entrada. Ese será un punto de inflexión en mi quehacer atlético.

Un saludo

5 comentarios:

gargar dijo...

Pese a quien pese, en Vallecas 31.30!!!

FranChu dijo...

Por lo que comentas, y pese a ese dolor de cervicales, estás en un buen momento y con buenas sensaciones. Seguro que con la ayuda del fisio te desaparecerán enseguida y podrás hacer una buena San Silvestre. ¡¡A por esos 31:30!! Á N I M O

LUIS LZ5 dijo...

Estás como una bestia!! Enhorabuena súpercrack!! Está claro que el objetivo para la vallecana lo tienes en las piernas. Recupera bien y verás como vas a volaaaaar!! UN ABRAZO MÁQUINA!

jose Nogales dijo...

Esta claro que estas terminando el año en una gran forma, así que cuidate esas cervicales estos dias para disfrutar en Vallecas. Un abrazo.

hernando dijo...

No te preocupes en Vallecas tendrás el aliento del PEÑACORADA que se estará acordando de tí y celebrará el éxito de tu carrera. ENHORABUENA CAMPEÓN!!!